10 alimentos para que tu sistema digestivo funcione como nuevo

A tomar nota !

El sistema digestivo se encarga de una de las funciones más importantes del cuerpo: transformar el alimento que consumimos en nutrientes asimilables al organismo y eliminar lo que no sirve.

Pero cuando las funciones del aparato digestivo se alteran, comienzan a aparecer enfermedades.

Las hay más inofensivas, como el estreñimiento, pero a la larga también pueden aparecer enfermedades graves, como el cáncer de estómago o de cualquiera de los órganos. Es que seleccionar los nutrientes y eliminar los desechos es un proceso fundamental en el organismo, y cuando falla pueden acumularse varios kilos de basura.

En sí, la principal razón por la que el sistema digestivo puede verse alterado es, justamente, la alimentación. Empezando por la nociva industria de los alimentos y siguiendo por una dieta poco equilibrada.

Los alimentos ricos en fibra son una excelente opción para que el sistema digestivo funcione mejor. También lo son algunas frutas y verduras y, por supuesto, una buena hidratación.

En este contexto, estos son 10 alimentos que te ayudarán a mantener tu sistema digestivo limpio y funcionando correctamente.

1. Espinaca

Un primer alimento esencial a la hora de mejorar la digestión son las hojas verdes. Entre ellas, una de las más recomendadas es la espinaca.

Además de su alto contenido en fibra, la espinaca tiene una gran cantidad de vitaminas que pueden ser absorbidas en el tracto intestinal.

Para disfrutar mejor de todos sus beneficios, conviene comerla cruda, ya sea en ensalada o en batidos.

2. Avena

Incorporar avena en desayunos y meriendas es una idea estupenda para mejorar la digestión… ¡Y tiene muchos otros beneficios!

La avena contiene un tipo especial de fibra que reduce el colesterol y fortalece el sistema inmune. Pero además, posee fibra insoluble; esta es beneficiosa para la digestión, pues ayuda a que los alimentos pasen más rápido por el estómago y los intestinos.

3. Aguacate

El aguacate no sólo es delicioso, sino que es súper nutritivo y una excelente fuente de fibra.
Además es rico en las llamadas “grasas buenas” que reducen el riesgo de enfermedades y disminuyen el colesterol.

4. Frijoles negros

La cáscara de estos frijoles es excelente para aumentar el tránsito intestinal, y también para alimentar a la flora.

Pero además también tienen otros beneficios asociados, como la secreción de dopamina que es la hormona que nos da satisfacción y placer.

5. Lentejas

Esta legumbre aporta 15,6 gramos de fibra por taza, lo cual es una gran cantidad que, como dijimos, ayuda a mejorar el flujo intestinal.

Pero además es fuente de proteínas, hierro, vitamina B, entre otros minerales.

6. Pera

La pera es una fruta rica en fibra y muy nutritiva. Son muy ricas en ácido fólico,fósforo, potasio, calcio, hierro y magnesio entre otros minerales. Además, ayuda a aumentar la cantidad de agua en el intestino, fundamental para su funcionamiento.

Para disfrutar de todas sus propiedades, es necesario comerla con piel. ¡No te olvides de lavarla bien!

7. Manzana

La manzana es una de las frutas más ricas y sanas que hay. Tiene un alto contenido de pectina (fibra soluble que regula el intestino), pero además contiene minerales, vitaminas, y gran cantidad de antioxidantes.

8. Café

La cafeína ayuda a aumentar la contracción del músculo liso del intestino y tiene un efecto diurético. A muchas personas las ayuda para ir al baño.

Ten cuidado de no usarlo como antídoto cada vez que tengas algún malestar digestivo, porque acostumbrarás al cuerpo a depender de él.

9. Brócoli

El brócoli es uno de los vegetales más sanos y completos en nutrientes esenciales. Ayuda a mejorar la piel, la vista y el sistema inmunológico.

Por supuesto, también es un excelente compañero para los problemas digestivos. Su contenido en fibra ayuda a mejorar los problemas digestivos, y mantener a raya el colesterol.

Además es rico calcio, fósforo, magnesio y zinc, entre otros.

10. Pan y cereales integrales

Como siempre decimos, un gran cambio que se puede hacer en la alimentación es cambiar las harinas y cereales refinados por los integrales.

Así, empezar a comer arroz integral y dejar el pan blanco es un gran apoyo para el sistema digestivo. Lo integral se digiere mejor, y es más sano para el cuerpo….¡Y también es súper rico!

Además, es fundamental tomar los dos litros de agua por día que recomiendan todos los especialistas.

Por último, también hay que prestar atención al momento de masticar. Es el primer paso de la digestión, e ingerir los alimentos bien masticados es una ayuda importantísima en el proceso digestivo.

Vía: La Bioguia

Por Rocío Belén Suárez / www.labioguia.com